Inicio Alimentos El vino tinto y sus efectos beneficiosos

El vino tinto y sus efectos beneficiosos

227
Compartir

¿Existe en el mundo una bebida más romántica que una copa de vino tinto? Para muchos de nosotros no la hay. ¿Es el consumo de vino tinto saludable para el organismo? Ésta es una cuestión que ha dado lugar a muchas controversias en el mundo moderno aunque se han conseguido demostrar los indudables efectos beneficiosos de esta bebida alcohólica, siempre en pequeñas cantidades, claro está.

Después de una serie de investigaciones se ha demostrado que el vino tinto tiene muchas utilidades y propiedades beneficiosas que los hacen un excelente tratamiento natural, aunque resulta difícil mencionarlas a todas ya que son numerosas y cada día se descubren nuevas.

Durante siglos se ha conocido la acción positiva de las uvas y del elixir maravilloso que se extrae de ellas, pero su verdadero auge y desarrollo se produjo en los años 90 cuando el médico francés, Serge Renault, anunció que en Francia se habían producido un 40% menos ataques al corazón que en Estados Unidos por la única razón de que los franceses habían consumido mayores cantidades de vino tinto que los americanos. Renault demostró su tesis y desde entonces esta bebida carmesí ha ido adquiriendo gradualmente popularidad a través del tiempo hasta convertirse en una de las más consumidas en el mundo actual.

El secreto del vino tinto se encuentra principalmente en el compuesto resveratrol, una fuente natural de antioxidantes y que tiene el poder milagroso de neutralizar los radicales libres. Su cantidad varía en función de los diferentes tipos de vinos, pero como regla general, el vino tinto contiene una cantidad mucha más alta respecto a la concentración de resveratrol que posee el vino blanco. Las investigaciones indican que los vinos más adecuados y saludables para tu organismo se producen en el departamento francés de Gers, al igual que en la isla italiana de Cerdeña.

¿Aún no conoces qué efectos beneficiosos te aporta el consumo de vino tinto?

Éstos enumerados a continuación son algunas de sus propiedades mágicas:

Es capaz de reducir el colesterol que está presente en tu cuerpo.

Esta bebida te aporta muchas defensas contra los ataques cardíacos y contra los accidentes cerebrovasculares.

El vino tinto también te ayuda a purificar la sangre, lo que es una gran ventaja para la prevención de enfermedades como la diabetes y la anemia.

Es capaz de neutralizar a tiempo cualquier infección que sufras al aumentar tu resistencia física, estimular el metabolismo y ayudarte a perder peso de forma moderada.

El vino tinto retarda el envejecimiento del organismo y evita enfermedades peligrosas relacionadas, además de contrarrestar el debilitamiento de la función cerebral.

Igualmente, a largo plazo puede tener un efecto milagroso en tu apariencia ya que contiene melatonina, lo que reduce las arrugas y suaviza la piel. Este efecto hace que sea consumido por muchas mujeres en todo el mundo. Algunos salones de belleza del Occidente han comenzado a añadirlo en sus productos e incluso recomiendan aplicar el vino tinto directamente sobre la piel.

Los expertos dicen que el vino tinto tiene un efecto mágico porque las investigaciones de los últimos años muestran que su consumo moderado y regular aumenta la fertilidad y probabilidad de embarazo.

Otro de sus efectos milagrosos consiste en la prevención de las caries, de luchar contra infecciones del tracto urinario y del gastro-intestinal. El consumo frecuente de esta bebida es perfecto para la prevención de cálculos renales.

Entonces, si quieres disfrutar de una larga y saludable vida, no creo que necesites más razones para abrirle tu corazón y alma al vino tinto, poseedor de un color, aroma y sabor y además unas excelentes propiedades que los hacen un tratamiento natural muy único en el mundo.