Inicio Tratamientos y fármacos Diferencia entre quiroprácticos y médicos ortopédicos (ortopedistas)

Diferencia entre quiroprácticos y médicos ortopédicos (ortopedistas)

8422

Un desafortunado accidente te ocurrió un día mientras estabas practicando deportes de contacto y te provocó una lesión en la rodilla. Sabes que es necesario consultar a un profesional médico para esta lesión y empezar a evaluar las opciones disponibles. ¿Vas a un ortopedista o médico ortopédico o debes ir a un quiropráctico? Cada uno tiene sus propias ventajas. En algunos casos, los quiroprácticos son excelentes para el tratamiento de ciertas lesiones, mientras que algunos pacientes están fuera de la jurisdicción de la quiropráctica y solo la cirugía ortopédica puede tratarlos.

¿Quiénes son los quiroprácticos y cómo tratan una lesión? En primer lugar, lo quiroprácticos no son médicos y no prescriben medicamentos. Los quiroprácticos creen en las manos y en un tratamiento alternativo en lugar de la cirugía. Ellos creen que el cuerpo es capaz de curarse por sí mismo. Por ejemplo, si la movilidad de una cierta parte del cuerpo se ve afectada, se manipulará esa parte en particular para recuperar la movilidad. Una visita a un quiropráctico suele costar mucho menos que una visita a un médico ortopédico. Algunos quiroprácticos incluso hacen la primera consulta gratuita. No solo eso, también son capaces de fijar una cita en una fecha más temprana en comparación a una cita con un médico ortopédico. Sin embargo, probablemente serán necesarias varias visitas al quiropráctico para poder notar los resultados y, a largo plazo, puede costar más.

Por otro lado, los ortopedistas sí son médicos. Ellos se especializan en el diagnóstico y tratamiento de nuestro sistema músculo-esquelético. Mucha gente tiene la idea de que los médicos ortopédicos son médicos que recomiendan la cirugía para todo, desde un menisco roto a un hueso dislocado. Esto no es cierto: los médicos ortopédicos a menudo recomiendan la cirugía sólo cuando todas las demás opciones disponibles se han agotado. Si la lesión se puede tratar con una terapia física, se le recomienda a los pacientes antes que tener que pasar por quirófano, a menos que antes ya se hayan agotado todas las opciones. Los ortopedistas harán uso de tecnologías médicas, como los rayos X y la resonancia magnética para decirle al paciente qué es exactamente lo que está mal en su cuerpo. También son capaces de prescribir medicamentos para aliviar el dolor ya sea por vía oral o a través de inyecciones, algo que los quiroprácticos no son capaces de hacer.

Decidir entre visitar al quiropráctico o a un médico ortopédico es puramente una decisión del paciente. Como paciente, necesitas saber qué tipo de lesión has sufrido y tomar tu decisión basándote en eso. Cada persona es un mundo y las preferencias de cada uno no tienen que ver con el resto, así que antes de nada aségurate qué tipo de tratamiento prefieres.