Inicio Salud mental El trastorno por estrés postraumático podría estar vinculado a causas genéticas

El trastorno por estrés postraumático podría estar vinculado a causas genéticas

553
Compartir

En deteminado momento el 3% de la población mundial puede adolecer el trastorno por estrés postraumático.

Según recientes investigaciones el trastorno por estrés postraumático (TEPT) podría tener algunas causas genéticas.

El equipo de investigaciones de Estados Unidos investigó a 200 miembros de 12 familias sobrevivientes de un terremoto en Armenia. Se encontró que los que poseian dos variantes genéticas que disminuian la producción de serotonina -neurotransmisor vinculado a los estados de humor- poseian más tendencia a mostrar síntomas de TEPT.

Los síntomas del TEPT suelen aparecer luego de cualquier experiencia traumática, desde un ataque sexual hasta un conflicto bélico, en los cuales la persona que los experimenta los percibe como peligrosos para su integridad física.

Entre los síntomas están la sensación de estar petrificados, hiperalertas ante el peligro y flash-backs intrusivos. Además es común que quienes sufren el trastorno tiendan a evitar situaciones que podrían disparar de nuevo el recuerdo del trauma original.

El doctor Armen Goenjian, el profesor e investigador en psiquiatría que dirigió el trabajo dijo: “Sospechamos que esas variantes de genes producen menos serotonina y predisponen a los miembros de las familias al trastorno de estrés postraumático después de estar expuestos a la violencia o al desastre”.

La meta en un futuro será ampliar el estudio a más población e iniciar a crear medicinas para prevenir y tratar el TEPT.

Es importante hacer notar que los estudios están en sus primeras fases y que es necesario encontrar más resultados para darle más énfasis a ese aspecto.

Según los psicólogos hay factores psicológicos, tales como  la historia del paciente, sus rasgos de personalidad o su ambiente familiar lo que permite predecir el TEPT con mayor precisión y a menor costo.

Algunos métodos modernos para abordar el TEPT se centran más en el presente, en el momento en que se estén experimentando los síntomas, más que en el pasado lo que pudiera resultar problemático en lugar de beneficiar al paciente.