Inicio Consejos de salud Renovación del carné de conducir

Renovación del carné de conducir

Renovación del carnet de conducir

Antes de nada ¿cuando te caduca el permiso de circulación? Pierde un minuto y revisa tu bolso o tu cartera no sea que te lleves una desagradable sorpresa. El tiempo pasa muy rápido y los avisos que hace unos años nos llegaban de tráfico ya no te van a llegar.

Ojalá que no esté caducado, pero si por desgracia ya lo está o te falta poco, te toca renovártelo y ¿qué es lo que necesitas? De papeleo poca cosa, el carné caducado (o a punto de caducar), y las tasas (dependerá del tipo de carné que renueves y de tu edad). ¡Fotos no!, ahora todo es informático.

Y con el papeleo ya preparado ¿que pruebas me van a hacer? El orden puede variar pero probablemente te vea en primer lugar el médico. Él se encarga de conocer si has padecido o padeces algún tipo de dolencia o enfermedad que te limite o te incapacite para la conducción. Si estás en tratamiento con algún especialista (cardiólogo, oftalmólogo,  neurólogo, traumatólogo…) seguro que le ayuda que le aportes algún informe, con la valoración del mismo, en cuanto a tu capacidad de conducción. También es importante que puedas ofrecer al médico información sobre posibles intervenciones quirúrgicas que hayas sufrido en los últimos años. Otra pruebas que realizará serán la toma de tensión, peso y talla y tu capacidad visual.

En cuanto a los ojos ten en cuenta que es muy importante asegurarte que tu visión está dentro de los límites exigidos y que dependen del tipo de licencia que vas a renovar. Por cierto ¿cuanto tiempo hace que no te revisas los ojos?… Si hace tiempo y toca renovar, acude a tu óptica de confianza para que evalúe si tal y como ves en estos momentos vas a superar las pruebas sobradamente. Mejor revísa tus ojos antes de ir a renovar el carné de conducir, evitarás sorpresas.

¿Y quedan más pruebas? Pues sí, en este caso el que te atenderá será el psicólogo del centro que además de realizarte unas cuantas preguntas te “examinará” tu capacidad de conducción con esas máquinas de las que seguro que te acuerdas y que tan malos ratos hace pasar a mas de uno. Como decíamos antes, si tu salud es buena y conduces con frecuencia estas pruebas son muy sencillas.

Pues con todo esto ya solo falta esperar que, una vez tramitada toda la documentación, sin tener que desplazarte a Tráfico, llegue a tu casa tu flamante carné para unos cuantos años más.

Disfrútalo y lleva cuidado con la carretera.