Inicio Consejos de salud La lectura, gimnasia mental

La lectura, gimnasia mental

La lectura, gimnasia mental

La sociedad actual, encabezada por los medios de comunicación, nos han transmitido la importancia de ejercitar nuestro cuerpo con el deporte, por ello sabemos la importancia que tiene dedicarle un momento del día. Sin embargo, no se hace tanto hincapié en ejercitar la mente, requisito imprescindible para mantener una buena calidad de vida, sobretodo en la tercera edad, así como para prevenir posibles disfunciones psicológicas. En España el 40,9% de la población mayor de 14 años afirma no leer absolutamente nada, ni por trabajo ni por ocio; debido en la mayoría de los casos a la falta de tiempo o de interés. Un dato muy preocupante.

La lectura es una de las mejores formas de ejercitar la mente que existen, especialmente cuando se trata de novelas ya que nos ponemos en la piel de otros.

nivel social la lectura aporta significativos beneficios psicológicos, ya que a la persona que lee la integra en un gran grupo de pertenencia. Debemos recordar que el sentimiento de pertenencia a un grupo es una de las necesidades fundamentales del ser humano. Por ejemplo, cuando hemos leído un best-seller podemos participar en una conversación valorándolo, criticándolo, etc. interaccionando con el grupo al que pertenecemos, el de los lectores de ese libro.

Incluso nos abre las puertas a participar en algún club de lectura. Además aquella persona que lee habitualmente presenta un perfil que le facilita la interacción ya que tiene gran facilidad de palabra al poseer un mayor vocabulario y tiende a ser una persona bien informada por lo que los temas de conversación podrán ser muy variados. Todas estas facilidades le permitirán tener un mayor alcance social lo que le reportará beneficios en forma de mayor autoestima.

A nivel individual los beneficios siguen siendo de un valor incalculable ya que la lectura aumenta la agilidad mental, concentración, empatía (capacidad de ponerse en el lugar del prójimo) y fomenta las conexiones neuronales. El deterioro mental producido por la edad lo retrasa gracias al excelente ejercicio que supone para el cerebro que se ve obligado a ordenar ideas, relacionar conceptos, ejercitar la memoria e imaginar.

Los niveles de estrés disminuyen, especialmente cuando leemos novelas fantásticas. Podría ser una saludable manera de despedir el día, ya que no rompe la higiene adecuada del sueño.

A nivel fisiológico activa el sistema visual, encargado de relacionar lo que vemos con los sonidos que tenemos en la memoria para ser capaces de reproducir las palabras.

Por tanto, si queremos cuidar de nuestro cerebro tendremos que apuntarnos entre nuestros propósitos (si no lo hacemos ya) el seleccionar una novela que nos atraiga y motive; y dedicarle 30 minutos al día a su lectura, al menos 3-4 días a la semana. Será nuestro seguro de calidad de vida.